Skip to content. | Skip to navigation

Personal tools

Navigation

Encuentros restaurativos entre presos terroristas y víctimas

Del artículo de Virginia Domingo: “Revilla de 83 años y Urrusolo Sistiaga, uno de los terroristas más buscados durante los años ochenta y parte de los noventa, se reunieron en el interior de la cárcel, según confirmaron fuentes conocedoras de la reunión. Esta se llevó a cabo dentro del marco de los “encuentros restaurativos” organizados por la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias, durante el Gobierno socialista con la colaboración de la Oficina de Victimas del Terrorismo del Gobierno Vasco. Los presos no obtienen beneficios penitenciarios. Hasta ahora se han reunido once presos con once víctimas, algunas con un mediador presente y otras sin él”

Este es un extracto de una las pocas noticias que se han ofrecido sobre este tema. También pude escuchar en la televisión los testimonios de un encargado de estos encuentros y de una víctima.

Me parece importante que salgan por fin, a la luz noticias sobre estos procesos restaurativos, que al parecer se están realizando en la cárcel de Nanclares de Oca. Quizá, muchos de nosotros no entendemos el secretismo con que se ha llevado a cabo porque tal parece que consideran estas prácticas restaurativas como peligrosas y para evitar crear alarma social, nos suministran con cuentagotas la información.

Esta es la imagen que están ofreciendo, a mi parecer, totalmente equivocada por cuanto la Justicia Restaurativa es una filosofía positiva y muy beneficiosa, primero para las victimas  y después, solo después, para el infractor.

Es necesario ofrecer a la opinión pública un concepto claro, preciso y abierto sobre lo que es y no es la Justicia Restaurativa, para que la gente no tenga recelos y sobre todo para que cualquier víctima de cualquier delito, pueda saber que esta posibilidad existe y que puede serla de gran ayuda. La gran pregunta para mi es ¿Por qué tanto secreto? Lo que es bueno para las víctimas directas del delito, es bueno para todos nosotros victimas indirectas de todos los delitos y en especial de estos tan abominables, como son los de terrorismo.Esta vía abierta debe seguirse en un futuro muy cercano para toda clase de delitos, con independencia de la gravedad, siempre que las victimas y los infractores, quieran participar voluntariamente. Por eso y para no frustrar estas expectativas sobre esta forma de ver la justicia más humana y cercana al ciudadano, es necesario evitar noticias inconclusas y poco clarificadoras.

Leer el artículo completo.

Document Actions